© imagen

Competencia

Las asociaciones empresariales, como la Unión de Empresas Siderúrgicas (“UNESID”), persiguen objetivos legítimos y proporcionan un valioso servicio a las empresas asociadas, al representar y promover sus intereses comunes ante la Administración, grupos políticos y sociales y ante la sociedad, elaborar estudios de mercado y estadísticos y realizar un seguimiento de cuestiones industriales de actualidad. Dichas actividades no plantean objeciones desde la perspectiva del Derecho de la competencia, al no estar relacionadas con la conducta de los asociados en el mercado. Las asociaciones empresariales también sirven al interés público, al facilitar a los diversos agentes políticos, sociales y económicos la interlocución con el sector.
Sin embargo, las asociaciones sectoriales están integradas por empresas competidoras entre sí, por lo que existe el riesgo de que sean utilizadas por los asociados como foro para coordinar sus respectivos comportamientos comerciales. Esta coordinación resultaría contraria a la normativa española de defensa de la competencia y, en su caso, a la comunitaria.
UNESID está comprometida con el cumplimiento de la normativa española y comunitaria de defensa de la competencia. Las actividades de UNESID no deben, bajo ningún concepto, dar lugar a una restricción o falseamiento de la competencia entre las empresas asociadas; en concreto, las reuniones de asociados convocadas o promovidas por UNESID no deben ser utilizadas por aquéllos para discutir o coordinar su comportamiento comercial en el mercado ni para intercambiar información individual y comercialmente sensible. En suma, la plataforma ofrecida por UNESID a sus asociados no debe ser empleada por éstos para llevar a cabo actividades prohibidas por el Derecho de la competencia.
Estas Directrices están dirigidas a todas las personas involucradas en las actividades de UNESID, tanto los miembros de su Consejo de Dirección como los Presidentes y miembros de los diferentes Comités y grupos de trabajo de la Asociación y sus trabajadores y, en definitiva, a todas las empresas que en ella se integran.