© imagen

Productos Planos

La sobrecapacidad mundial ocasionó que durante el año 2015 los precios de los  productos planos registraran valores que no se veían desde 2003. De este modo, el precio medio de la bobina laminada en caliente durante 2015 se hundió un 14% respecto al año anterior. Ocurrió lo mismo con el precio de la chapa gruesa que contó con un descenso del 13,2%. Por su parte, el precio de la bobina laminada en frío y el de la galvanizada registró caídas en torno al 10%.

Durante el primer trimestre de 2016 el desplome ha continuado. La contracción registrada en la bobina laminada en caliente ha llegado al 25,6% y la de la chapa gruesa al 27,9%. La bobina laminada en frío ha perdido un 19,1% interanual, mientras que el precio de la galvanizada ha sido un 21,4% menor. En el segundo trimestre, los diferentes productos han recuperado algo sus precios. En el caso de la chapa gruesa y de la bobina galvanizada el alza ha sido del 8,5%. En el caso de la bobina laminada en frío el aumento ha sido del 5,7%, mientras que el precio de la laminada en caliente se ha mantenido estable en valores del año anterior.

 
En el año 2015 la producción de planos laminados en caliente fue de 4,7 millones de toneladas registrándose un aumento del 3% respecto al año anterior. La producción de chapa gruesa creció un 9,2% hasta sobrepasar las 500kt y la laminación en frío subió un 5,3% hasta los 3,3 millones de toneladas. Se produjeron un total de 1,9 millones de toneladas de bobinas recubiertas, de las cuáles 1,5 millones fueron bobinas galvanizadas. En estos dos últimos productos el incremento fue del 4,8 y 3,8% respectivamente.

El aumento de las importaciones de bobina laminada en caliente (excepto inoxidable) que comenzó la segunda mitad del año 2014 continuó durante todo el año pasado. En el primer trimestre las importaciones aumentaron un 3,3% para después acelerarse durante el segundo un 27,5% y el tercero un 33,4%. Durante el último trimestre las compras se volvieron a incrementar hasta situarse un 1,8% por encima de las registradas un año antes. Las importaciones con origen en terceros países registraron un impulso mucho más brusco. Durante el primer trimestre aumentaron un 12,9%. Después, durante el segundo y tercer trimestre, escalaron un 61,1 y 85,7% respectivamente. En el cuarto trimestre el ritmo se mantuvo hasta marcar un repunte del 57,5% respecto al año anterior.

En total, las importaciones se incrementaron un 15,6% durante 2015 hasta alcanzar los 2,4 millones de toneladas. El 65,3% de estas importaciones tuvieron su origen en la Unión Europea, lo que supuso una disminución de la cuota del 12,6%. Con un total de 827kt, el crecimiento total de las importaciones con origen en terceros países fue del 50,9%.

 
Dentro de estos países, hay destacar el aumento que se produjo en las procedentes de China, que fue del 100,1% alcanzando el 31,2% del total de las importaciones de origen extracomunitario. También se incrementaron considerablemente las importaciones procedentes de Irán (+26%), Rusia (+272,2%) y Turquía (88,5%). Entre los cuatro países citados abarcaron el 75,4% de las importaciones de origen extracomunitario.
El consumo aparente aumentó un 19,9% hasta los 2,2 millones de toneladas. Debido al alto nivel de las importaciones, los productores nacionales no pudieron beneficiarse del repunte de la demanda y las entregas nacionales cayeron un 3%.

 
Salvo en el último trimestre, en el que cayeron un 2,8%, las importaciones de chapa gruesa se fueron incrementando a lo largo del año. El aumento más importante se produjo durante el segundo trimestre, cuando las compras fueron un 70,4% más que las del año anterior. Durante el primer y tercer trimestre las importaciones aumentaron un 16,7 y 14,4% respectivamente.
 

En el total de 2015 aumentaron un 23,3% hasta las 448kt. Al igual que lo ocurrido con las bobinas laminadas en caliente, la fuerte subida de las compras fue fruto del impulso registrado en las de origen en terceros países. Éstas se incrementaron un 38,4% hasta suponer el 73,2% del total. Por su parte, las importaciones de países miembros de la Unión Europea cayeron un 4,9%.
El principal origen de chapa gruesa continuó siendo China con el 58,9% de cuota de mercado. Las importaciones desde el gigante asiático escalaron un 51,4%.

 
Tras la caída registrada el año anterior, durante 2015 el consumo aparente de chapa gruesa volvió a aumentar. La subida fue del 17,4% y se alcanzaron las 714kt. A pesar del incremento fuerte incremento de las importaciones, los productores nacionales también pudieron beneficiarse  del impulso de la demanda. Se registró un aumento de las entregas internas del 22,2%.

Aunque las compras de chapa recubierta cayeron durante el primer trimestre un 6,5%, después aumentaron un 11,7 y 5,4% en los dos períodos siguientes. El año finalizó con un repunte del 22,6% en el cuarto trimestre. En total, las importaciones se incrementaron un 7,8% y estuvieron empujadas por las de origen extracomunitario, que escalaron un 29,8%. Las compras a la Unión Europea apenas crecieron un 0,9%.
 

Aunque sus importaciones cayeron un 5,5%, el principal socio comercial continuó siendo Italia con una cuota del 18,8%. En segundo lugar se situaron las importaciones de origen chino, que aumentaron un 38,4% y pasaron de suponer el 12,9% al 16,6% de las totales. Las procedentes de Alemania, tercer destino principal, aumentaron un 19,3%.

 
Las importaciones de chapa galvanizada, que suponen el 90% del total de las recubiertas, tuvieron un comportamiento parecido. Tanto los repuntes de las importaciones totales como el de las procedentes de terceros países fueron algo mayores en este tipo de chapas, siendo del 9,6% y del 44,2% respectivamente. La tendencia a lo largo del año siguió un patrón similar.
Como principal origen de chapa galvanizada se situó Italia con una cuota del 19,4% y una caída de las importaciones durante 2015 del 8,1%. El segundo socio más importante fue China con un aumento del 53,5% y en tercer lugar se posicionó Alemania con un incremento del 21,3%.
El consumo aparente de chapa recubierta aumentó un 7,5% hasta los 2,9 millones de toneladas. Y aunque el nivel de las importaciones se incrementó, los productores nacionales también se beneficiaron de la subida de la demanda con un aumento de sus entregas domésticas del 10,7%. En la chapa galvanizada, el consumo aumentó un 9,5% hasta los 2,5 millones de toneladas. Al igual que lo ocurrido con el total de chapas recubiertas, las entregas nacionales aumentaron un 12,9% a pesar de la subida de las importaciones.