© imagen

Medio ambiente


La industria siderúrgica española se sitúa en la vanguardia por su comportamiento ambiental. La eficiencia en el uso de materias primas, agua y energía así como la reducción de las emisiones de CO2 y la valorización de los residuos del proceso son líneas estratégicas fundamentales del sector en materia de sostenibilidad. 


En materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el sector prácticamente ha llegado al límite de lo que es posible con las actuales tecnologías y se asoma ya al futuro  con nuevos desarrollos tecnológicos. Desde 1970 el sector siderúrgico español ha reducido las emisiones de CO2 por tonelada de acero producida en más del 75%, y en los últimos 20 años la reducción fue del 50%. 


También el consumo de agua y los vertidos se han reducido drásticamente. Desde 1960, se ha reducido en un 95% el agua consumida, al reutilizarla en un ciclo cerrado. 


Cerca del 100% de los residuos y subproductos del proceso se valorizan por diversas vías. Las escorias, por ejemplo, se reutilizan principalmente como árido en la construcción de carreteras o la producción de cemento. Y la cascarilla de laminación se recicla casi al 100% como materia prima en la siderurgia integral, o para otros usos. El sector desarrolla diversos proyectos de I+D enfocados a descubrir nuevas aplicaciones para estos subproductos. 


El 100% de la producción española de acero se realiza hoy bajo sistemas de gestión medioambiental certificados ISO 14001 o EMAS. Alrededor del 4,5% de los costes de producción del acero corresponden a inversiones medioambientales y en los últimos diez años, la industria siderúrgica española ha destinado cerca de 70 millones de euros anuales a inversiones medioambientales.


El sector es pionero en el cumplimiento de normativa ambiental. Como ejemplo cabe citar el Proyecto REACH-acero destinado a facilitar en las empresas el cumplimiento del complejo Reglamento de Productos Químicos REACH y el Proyecto Sid-MIRAT que les permite una fácil adaptación a la Ley de Responsabilidad Ambiental. Además, ha sido uno de los primeros sectores para los que se han publicado las Conclusiones sobre las Mejores Técnicas Disponibles, que obliga a las empresas a cumplir antes de 2016 con los máximos estándares de protección ambiental existentes.