© imagen

Cambio climático y comercio de derechos

ACTIVIDAD 2015

Nuevo Esquema de Comercio de Emisiones

La Comisión Europea presentó el 15 de julio una propuesta legislativa para actualizar el sistema del Comercio de Emisiones 2021-2030, que implica una reducción del 43% en los sectores ETS respecto a las emisiones de 2005, para cumplir una reducción de -40% respecto 1990 en 2030. La propuesta, lamentablemente, se sitúa en una de las peores hipótesis para nuestra industria. De aprobarse en los términos planteados, la asignación gratuita se reduciría un 2.2% anual. Los valores de referencia sectoriales (benchmarking) se irían reduciendo en 1% anual por defecto. UNESID ha venido trabajando a lo largo del 2015 en los aspectos fundamentales del proceso de revisión que podrían afectar a la competitividad del sector. Otra cuestión importante es la compensación por sobrecostes eléctricos, para UNESID y para España es fundamental que se alcance una situación de compensación armonizada y obligatoria en toda Europa, y del mayor nivel posible, para evitar que una subida del CO2 dispare los costes eléctricos en nuestro país, y con ello los del sector siderúrgico.

La nueva propuesta de Comercio de Emisiones debe pasar ahora al proceso legislativo, con participación de los estados miembros y del Parlamento Europeo. UNESID, junto con otros sectores industriales españoles ha proseguido con una intensa labor de carácter institucional para lograr que la propuesta se modifique del modo que merme lo mínimo posible la competitividad de la industria española. Por otro lado UNESID ha comenzado la participación en el Estudio sobre situación de los benchmarking en Hornos Eléctricos y Plantas Integrales que está realizando Eurofer, ante la posibilidad de que la Comisión Europea proponga una reducción sustancial, que podría afectar sobre todo a los Hornos Eléctricos.

Compensación por sobrecostes de CO2

UNESID ha participado en todas las etapas previas de cara a la preparación del sistema técnico de solicitud y verificación necesarias para la participar en el sistema de compensación por sobrecostes eléctricos originados por el CO2. Se ha conseguido que el Ministerio de Industria sea permeable a la particularidad de las plantas sidergúrgicas de forma que no se haga producto a producto, sino mediante la producción general de acero y un pool de productos. UNESID ha dado apoyo a las empresas en la solicitud de compensación por sobrecostes de CO2 del 2015. Finalmente el sector ha recibido exactamente 1/3 de todo la cantidad destinada para dicha compensación, de 4 Millones de €. En cualquier caso, UNESID sigue haciendo toda la fuerza posible para que o bien se aumente dicha cantidad al menos 20 veces, hasta alcanzar el máximo del 80% del sobrecoste artificial cargado por el sector eléctrico, o bien en el desarrollo futuro de la modificación del Comercio de Emisiones se contemple una compensación armonizada y homogénea en toda Europa.

Política Internacional COP

El 11 de diciembre se firmó en París un histórico documento con el apoyo de 195 países, para reducir la temperatura media del planeta en 2ºC, del que fue testigo UNESID. Para su entrada en vigor se precisa que lo ratifiquen, antes del 21 de abril de 2017, 55 países que supongan al menos el 55% de las emisiones mundiales. UNESID fue una de las pocas asociaciones industriales que tuvo acceso a la Cumbre, lo que permitió colaborar activamente con los representantes de la Administración española (OECC-MAGRAMA). Esta colaboración consiguió frenar una iniciativa de Arabia Saudí que, de haber prosperado, habría anulado totalmente cualquier posibilidad futura de compensación por fuga de carbono.

La principal virtud del nuevo acuerdo es que incrementará la transparencia en las cifras de emisiones y en las medidas que adopten los países, y que movilizará una importante cantidad de dinero para ayudar a los países menos desarrollados a afrontar políticas de lucha contra el cambio climático.

Para conseguir la firma de todos se ha dejado en manos de cada parte los objetivos concretos, que no serán exigibles por terceros, lo que plantea muchos interrogantes, sobre todo en relación con China o India. En un principio no se espera que incremente la presión sobre el comercio de emisiones a corto plazo; sin embargo ha representado la perdida de una oportunidad para igualar algo el terreno de juego entre las principales economías mundiales.