© imagen

Aire, aguas y suelo

ACTIVIDAD 2015

Directiva de Instalaciones de Combustión Mediana

Con fecha 28 de noviembre de 2015 ha sido publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea la Directiva 2015/2193 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de noviembre de 2015 sobre la limitación de las emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de las instalaciones de combustión medianas. Esta Directiva establece normas para controlar las emisiones al aire de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas procedentes de las instalaciones de combustión medianas y, así, reducir las emisiones atmosféricas y los riesgos potenciales de tales emisiones para la salud humana y el medio ambiente. También establece normas para medir las emisiones de monóxido de carbono (CO).

UNESID ha estado trabajando durante todo el 2015 para lograr que las instalaciones cubiertas por la Directiva de Emisiones Industriales quedaran exentas explícitamente de esta normativa, evitando así una doble regulación que genere incertidumbre legal. Sin embargo finalmente no se ha logrado una exclusión completa, pero se ha conseguido que queden fuera de la normativa las instalaciones de combustión en las cuales se utilicen los productos gaseosos de la combustión para el calentamiento directo, el secado o cualquier otro tratamiento de objetos o materiales. Gracias a ello prácticamente todos los procesos que se encuentran en las plantas siderúrgicas de fusión, hornos de recalentamiento, de recocido, o de otros tratamientos termomecanicos, o las antorchas para preparación y mantenimiento de refractarios, quedaran exentas de esta normativa evitando una situación clara de sobrerregulación.

Techos Nacionales de Emisión

La Directiva de techos nacionales de emisión continúa en proceso de revisión. UNESID ha estado trabajando durante 2015 en el seguimiento de las propuestas de los estados miembros y de la Comisión, en particular se han dedicado grandes esfuerzos a lograr que se implante un mecanismo de ajuste para que los estados miembros puedan recalcular sus techos en caso necesario, así como herramientas que permitan mayor flexibilidad en el cumplimiento.

UNESID por otro lado ha incidido en que no se deben proponer medidas que vayan más allá de las MTDs y que sean técnica y económicamente inviables. Se debe asegurar una distribución equitativa de la carga entre los distintos sectores generadores de emisiones, además la propuesta debe garantizar la correspondencia entre la fuente responsable del deterioro de los niveles de calidad del aire y la fuente que va a ser objeto de restricciones. Esto es importante para evitar que los esfuerzos reductores se centren exclusivamente en las fuentes fácilmente controlables. Es importante tener en cuenta las incertidumbres de los modelos y escenarios actuales, proporcionando un mecanismo de ajuste que permita a los Estados miembros corregir desviaciones en los modelos de cálculo. Además el sector ha insistido en que la propuesta debe estar alineada con el marco regulatorio en materia de cambio climático y energía.